lunes, 27 de noviembre de 2017

Como prevenir la migraña mediante la alimentación.



Diez alimentos para tratar la migraña.

Las migrañas pueden estar asociadas al estrés. Es importante que te replantees tu estilo de vida o practiques algún deporte para relajarte.

La sola palabra ya nos asusta, se trata de un tipo especial de cefalea asociado a un insufrible dolor pulsátil situado comúnmente en una sola parte de la cabeza, generalmente en la zona de los ojos, nos puede provocar vómitos y nos molesta incluso la luz.



Cuando se sufren migrañas se tiende a preferir el silencio de una habitación a oscuras, es un proceso que nos bloquea entre 6 y 48 horas, y en ocasiones, precede a una serie de síntomas que se conocen como “aura”, indicadores que nos van avisando de la inminente llegada de la migraña.


Posibles causas de la migraña.

-Suele incidir más en mujeres, y a veces suele aparecer ya en edades muy tempranas.
-El factor hereditario tiene bastante peso en la aparición de las migrañas.
-La migraña en sí se debe a una actividad cerebral anormal, debido a alteraciones de determinadas vías nerviosas y tejidos circundantes.
-El estrés es sin duda un factor que puede ocasionarnos fuertes ataques de migraña.
-Problemas en el hígado.
-Cambios hormonales.
–Problemas en la visión, trabajar a veces muchas horas delante del ordenador.
–Mala alimentación.

¿Qué puede desencadenar una migraña?

-Una jornada de mucho estrés.
-Cambios en nuestros ciclos de sueño.
-Ayunar por las mañanas.
-Estar mucho rato al sol.
-La menstruación, e incluso el uso de píldoras anticonceptivas.
–Ciertos alimentos como el cacao, los lácteos, y sobre todo comidas que contengan tiramina (vino rojo, queso curado, pescado, hígados de pollo, higos.
–Luces muy brillantes, olores muy fuertes, ruidos o sonidos altos.
- El tabaco.


Remedios para las Migrañas

Analgésicos naturales


Jenjibre: Es posiblemente el analgésico natural más efectivo que pueda haber, estupendo sin duda para las migrañas. Puedes por ejemplo preparar un té con jengibre dos veces al día, hierve agua y déjalo reposar unos minutos, después lo cuelas y lo ingieres poco a poco, si el sabor no te resulta agradable. puedes mezclarlo con otra infusión para que tome su sabor.

Menta: es un excelente sedante. Puedes hacerte infusiones con ella, pero un masaje con aceite de menta en el cuello es perfecto para relajarse, inhalar sus vapores también es muy efectivo.

Lavanda, melisa y tila: Todas ellas tienen una acción sedante muy apropiada. Si las combinas y las ingieres cada cinco horas poco a poco verás cómo mejora tu dolor.

Uña de gato: Ideal para la migraña: desinflama y calma el dolor.

Caléndula: Perfecta para relajar y aliviar el dolor. Basta con tomar dos tazas al día, coge un puñado de hojas y calienta ¼ de agua, filtra el líquido y bébelo poco a poco.

Aceite de lavanda: Puedes aplicártelo en la frente con una compresa, es un remedio muy antiguo para aliviar los dolores de las migrañas.


Nutrición adecuada para las migrañas.

Vitamina B2: Todos aquellos alimentos que incluyen vitamina B2 reducen significativamente el dolor de cabeza. ¿Dónde los encontramos? En aquellos que contienen riboflabina, es decir: las sardinas, las lentejas, el salmón, la lubina, las setas.


Vitamina B6: Necesario para aumentar la serotonina, la cual evita la aparición del dolor. La podemos encontrar en el bacalao, el atún, la trucha, las patatas al horno (con piel), el brócoli, los espárragos, los nabos, los cereales integrales, las semillas de girasol, el salvado y se segrega con la actividad física.

El magnesio, Indispensable. 

Según muchos estudios cuando sufrimos estrés se bloquea la producción de magnesio, lo cual deriva directamente en el dolor físico, y sobre todo en el dolor de cabeza, es la forma del cerebro de decirnos que algo no va bien.

¿Dónde lo podemos encontrar? 

Toma nota: en la levadura de cerveza, en las pipas de girasol, en las nueces, en el arroz integral, en las castañas secas. También se pueden encontrar cápsulas de magnesio en las herboristerías a modo de suplementos que te pueden ayudar a prevenir las migrañas, aunque yo soy más partidario de aportarlo de forma natural.



Ejemplo de dieta que puedes seguir durante un día para prevenir o aliviar la migraña.
-En ayunas: Jugo de limón exprimido, nos ayuda a limpiar el organismo.
-Desayuno: Una taza de avena y una pieza de fruta.
-Comida: Un caldo vegetal, ensalada fresca y salmón.
-No olvides beber mucha agua: ello evitará que te deshidrates, especialmente si has vomitado por el dolor de las migrañas.
-Cena: verdura al vapor, un sándwich integral y una taza de avena con leche de almendras.
-Antes de ir a dormir: una manzana fresca y la infusión anteriormente mencionada.

Alimentos que debes evitar.

-Bebidas azucaradas
-Chocolates.
-Vino tinto.
-Carnes curadas.
-Quesos añejos.
-Salsa de tomate, aderezos, adobos…
-Embutidos.
-Bebidas estimulantes.
-Leche de vaca entera.
-Té negro.

Como conclusión es recomendable también incluir en la vida una hora al día para realizar algún tipo de ejercicio: ir en bici, andar… así como intentar relajarte un poco más, en ocasiones las migrañas están muy asociadas al factor estrés y de ahí la importancia de replantearse la vida de un modo más tranquilo.

Gracias y salu2.

domingo, 29 de octubre de 2017

Calabaza: sus propiedades y sus beneficios.

La calabaza es una hortaliza con múltiples posibilidades, cuenta con un sabor delicado y, ligeramente, dulce. Además se encuentra ahora en su mejor momento de la temporada.

¿Qué propiedades tiene la calabaza?

La calabaza, como casi todas las hortalizas, es un alimento con alto contenido en agua y bajo contenido calórico. Su principal aporte son hidratos complejos, acompañados de mucha fibra y variedad de micronutrientes, entre los que cabe destacar su aporte de carotenos de todo tipo, así como en potasio, vitamina A y vitaminas del complejo B.
Su fibra, entre la que podemos encontrar pectinas y lignanos tienen valiosas propiedades para el organismo dada su capacidad de retener agua y un alto poder saciante, así como también, glucosa, de ahí su sabor ligeramente dulce, pero a pesar de ello, como ya hemos dicho es baja calóricamente.
Además de sus valiosas propiedades nutricionales ya mencionadas, no debemos dejar de nombrar su gran utilidad al momento de cocinar y comer sano, la calabaza tiene infinitas posibilidades y  podemos añadirla a múltiples preparaciones y recetas, tanto para dar sabor, como color.
Butternut Squash 399415 1280

Beneficios de la calabaza

Por su altísima riqueza nutricional y su bajo aporte energético la calabaza es ideal para enriquecer platos cuando buscamos perder peso. Del mismo modo, debido a que su fibra absorbe agua y a la alta cantidad de pectina, podemos saciarnos fácilmente con su consumo y favorecer el tránsito intestinal para prevenir o revertir el estreñimiento.
Asimismo, se ha comprobado científicamente que sus hidratos de carbono, aunque poseen sabor dulce, son beneficiosos en la prevención y tratamiento de la diabetes, a causa de su gran riqueza en fibra, ya mencionada, que retiene glucosa y la arrastra por el intestino.
También está comprobado que la ingesta de calabaza ayuda a prevenir las complicaciones de la diabetes así como a mejorar el perfil de lípidos en sangre, lo cual es de ayuda para prevenir otro tipo de enfermedades metabólicas evitables como por ejemplo, las dislipemias.
Por otro lado, su riqueza en carotenos y vitamina A convierte a la calabaza en un alimento ideal para proteger la piel y la vista, así como también se ha asociado el consumo de carotenos a un menor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y se ha demostrado el efecto anticancerígeno de los carotenos, por lo tanto, la calabaza como otras hortalizas y verduras puede tener grandes beneficios para el organismo.
Pumpkin Soup 1003488 1280

Cómo usar calabaza en la cocina

Como ya he dicho con anterioridad, la calabaza es muy versátil en la cocina y podemos incluirla tanto en platos dulces como salados, fríos o calientes, pero siempre se consume a la plancha o cocida y su piel se puede ingerir previamente lavada y cocinada, preferentemente cocida, en su piel se concentran una altísima cantidad de nicronutrientes.

Dos de mis formas predilectas de consumirla es en cremas añadiendole un poco de calabacín o a la plancha para que sirva de guarnición, porque en ambas preparaciones conserva todo su sabor y color, pero también podemos prepararla al vapor, o hervida en poca agua, en trozos grandes y con piel para que conserve mejor sus nutrientes.
Así, podemos elaborar desde una ensalada o un guiso con calabaza hasta tartas, tortitas, pasteles, hamburguesas y muchas otras recetas originales, sólo hemos de aventurarnos a descubrir las enormes posibilidades que la calabaza nos ofrece.

La calabaza es una de las hortalizas de la actual estación con mejor  y mayor calidad nutricional y dadas sus propiedades, no debemos dejar de aprovecharla en esta temporada.

Gracias y salu2.

domingo, 22 de octubre de 2017

Los peligros de las dietas basadas en batidos/sustitutivos.




Los inconvenientes de alimentarse a base de batidos.


                     
Esta forma de alimentarse no implica una reeducación nutricional: vivir a base de batidos no es sostenible ni recomendable. Cualquier dietista-nutricionista actualizado (y ético) al que nos acerquemos nos va a recomendar comer comida, comida real para ser más concretos y sinceros, y no sustituir comida por batidos. Con ello no solo no estamos reeducando nuestra forma de comer, sino que esto además hace que se favorezca una relación de dependencia con los batidos, algo nada positivo en nuestra relación con la comida.


No crean adherencia: la adherencia a una dieta o modo de alimentación es, en gran medida, lo que va a determinar su éxito a largo plazo y de no conseguirla es cuestión de tiempo (no mucho generalmente) que la alimentación vuelva a lo que era. En el caso de las dietas realizadas con sustitutivos, no existe la variedad y, por tanto, desciende la adherencia. Si dos de las tres comidas que hacemos a diario son batidos, por mucho que les cambiemos el sabor (los componentes básicos son los mismos), es imposible mantener una dieta variada.


La alimentación con batidos prefabricados no es un plan personalizado para cada persona, si no algo genérico: cualquier persona puede ser distribuidor de estos batidos, sin necesidad de tener estudios reglados (o sin reglar) sobre nutrición al respecto. Esto quiere decir que tienes muchas posibilidades de que una persona sin formación en nutrición (más que la que le da la propia cualquiera que sea esta) puede pautar vuestra dieta.

En este caso conviene recordar que las únicas personas que legalmente pueden pautar dietas son los dietistas-nutricionistas (grado en nutrición y dietética) y los técnicos superiores en dietética (título de formación profesional)


No es barato: si seguimos el consejo de los vendedores este suele ser: "sustituir dos comidas diarias por batidos", los botes rondan los 550 gramos y cuesta unos 40 euros, por lo que te dura diez días (20-21 servicios por bote), al final del mes nos estaríamos dejando unos 120 euros en batidos. Solo calculad cuántas frutas y verduras puedes comprar con 120 euros (que nos aportan pocas calorías, si eso es lo que nos preocupa, más vitaminas, más sabor, más satisfacción al paladar y más variedad que un batido) y verás que no sale a cuenta. Además de ser productos frescos y de temporada con los beneficios nutricionales que eso aporta.


Aquí ´se está hablando de cualquier dieta basada en productos sustitutivos como batidos, barritas, sobres preparados, pastillas... y no solo a una empresa en concreto, porque todas funcionan igual.

La premisa que se utiliza en este tipo de dietas siempre es la de sustituir comida real por batidos, sobres o barritas de una marca en concreto, creando de esta manera y como hablabamoso, una relación de dependencia con dichos productos. No existe una reeducación nutricional, sino que simplemente se indica el número de comidas que se deben sustituir.

La bajada de peso se produce (porque a corto plazo sí que se produce) basándose solo en un consumo menor de calorías al final del día, pero no se analizan otros factores importantes como los hábitos alimenticios de cada persona, si tiene una relación emocional con la comida, cuáles son las causas que han llevado a esa persona a sufrir un problema de sobrepeso u obesidad... No se realiza un acercamiento multidisciplinar a la alimentación, sino que nos basamos solo en el conteo de calorías.


Aunque a corto plazo se produzca una bajada de peso, ¿qué ocurre al cabo de un tiempo? Como una dieta basada en productos sustitutivos no crea adherencia, como ya hemos dicho anteriormente, o no podemos mantenerla a largo plazo por motivos económicos (es cara) y no se ha realizado una reeducación nutricional en el proceso, lo normal es regresar a los malos hábitos nutricionales que teníamos antes de comenzar con esta dieta, recuperando el peso perdido. Estas dietas, además, pueden suponer un riesgo para nuestra salud: desde un aporte energético muy por debajo de lo que necesitamos, sobre todo si somos personas deportistas, a posibles problemas hepáticos (como ya se han documentado con anterioridad), posibles relaciones de dependencia con la comida, etc.

Si lo que buscáis es bajar de peso, el mejor consejo es que os dirijáis a un profesional del sector: un dietista-nutricionista actualizado que pueda trataros de forma personalizada y que os inculque cambios de hábitos hacia otros más positivos. Además, mantener la actividad física diaria y practicar deporte de forma regular también puede ayudaros a mantener un peso adecuado.



Gracias y salu2.

viernes, 20 de octubre de 2017

Peligros de las dietas hipocalóricas.

Este tipo de dieta se basa en la idea de que mientras menos calorías se consuman, mayor es la pérdida de grasa y peso corporal. Por eso, se suelen eliminar de la dieta varios nutrientes, fundamentalmente las grasas y los carbohidratos, en aras de reducir el aporte calórico. Sin embargo, lo que muchos desconocen es que la reducción del consumo energético solo es eficaz durante las primeras semanas, este efecto se suele revertir a largo plazo. ¿Por qué?
Debido a que nuestro organismo necesita un aporte completo de nutrientes para funcionar de forma adecuada. Cuando este aporte nutricional desciende, nuestro cuerpo echa mano a las reservas del cuerpo, por eso se produce la pérdida de peso momentánea.
Sin embargo, a medida que el tiempo pasa, se activa lo que se conoce como “ley de la economía energética”, que restringe el gasto calórico de cada sistema de nuestro cuerpo; es decir, el organismo se las ingenia para funcionar con menos calorías. En este punto es más difícil perder peso y se corre el riesgo de que al retomar la dieta normal, incluso se ganen más kilos (el llamado efecto rebote). Todo esto se traduce en riesgos para la salud.


    Peligros de llevar una dieta baja en calorías
    Reduce la masa muscular. Los músculos son los mayores consumidores de energía de nuestro cuerpo, por eso, al reducir la ingesta de calorías, son los primeros en notar el cambio. Todo comienza por una ligera reducción de la masa muscular (catabolismo), que genera la errónea sensación de que se ha perdido peso pero en realidad no hemos perdido tejido adiposo. Si la dieta continúa, los músculos van perdiendo volumen y una vez que se reducen, es muy difícil volver a recuperarlos, incluso con un buen plan de entrenamiento.
  1.                                                               
  2. Aumenta las reservas grasas. Las calorías que se consumen se convierten en glucosa y se almacenan en los músculos en forma de glucógeno para generar energía. No obstante, cuando la ingesta de calorías disminuye, los músculos se hacen más resistentes a la insulina (que es la hormona que controla el almacenamiento de la glucosa en el cuerpo) porque intentan ahorrar al máximo la energía para utilizarla en otras funciones de mayor importancia. Así, la glucosa en vez de convertirse en glucógeno, se transforma en grasa de reserva; es decir, en tejido adiposo. A la vez, la producción de enzimas lipogénicas, relacionadas con el almacenamiento de grasa, tiende a aumentar mientras disminuyen las enzimas lipolíticas, que son las encargadas de quemar las grasas (nuestro cuerpo intente conservar sus reservas). En resumen, se desencadena el efecto inverso al que se pretende lograr.                                                                                                         
  3. Provoca desequilibrios hormonales. Varios estudios afirman que las dietas hipocalóricas pueden alterar la producción de cortisol, la hormona del estrés, que también interviene en la producción de otras hormonas. Todo comienza cuando el organismo percibe que han disminuido los nutrientes, entonces se desencadena una señal de estrés que dispara la producción de cortisol. Sin embargo, como la producción de cortisol solo está prevista en situaciones puntuales de gran tensión, las glándulas suprarrenales (que son las encargadas de producir esta hormona) se agotan y no son capaces de seguir produciendo la misma cantidad. Como resultado, la persona comienza a experimentar cansancio, irritabilidad y agotamiento. A la larga incluso puede desarrollar un hipotiroidismo (enfermedad que puede llegar a ser irreversible).                                                       
  4. Debilita el sistema inmunológico. Otra de las consecuencias a largo plazo de una dieta hipocalórica es el debilitamiento del sistema inmunitario (pérdida o disminución de las defensas). Esto se debe a que en este tipo de dietas se restringe el consumo de alimentos que contienen nutrientes importantísimos para el sistema inmunológico, como la vitamina C y D, así como las vitaminas del complejo B y el hierro. Además, la debilitación de las glándulas suprarrenales como consecuencia de la producción mantenida de cortisol también abre las puertas a la entrada de virus y bacterias en el organismo.                                                                                                   
  5. Reduce la termogénesis inducida por la dieta. Con una dieta hipocalórica se reduce la cantidad de calorías que consumimos a lo largo del día pero también el calor producido por la digestión. Este es otro de los resultados del ahorro energético que el organismo pone en marcha ante la reducción de calorías. De esta forma, la sensación de frío aumenta y se vuelve más intensa, sobre todo en las extremidades del cuerpo, donde la circulación apenas llega porque se reduce al mínimo para gastar menos energía.


Gracias y salu2.

domingo, 15 de octubre de 2017

Opciones sanas y saludables para media mañana.

Si pasamos muchas horas entre el desayuno y la comida sin comer nada, eso puede llevarnos a acumular hambre y comer sin control cuando finalmente tengamos alimentos frente a nosotros y, normalmente, no nos decantamos por los más saludables. 
Aquí os dejo opciones para esos momentos:

Sándwich de aguacate y queso


Aunque no buscamos crear una comida completa, podemos elaborar un sándwich de pequeño tamaño (siempre mejor pan natural y de centeno que de molde) ideal para trasladar en nuestro tupper a la oficina o para preparar en casa en cuestión de minutos.
  • Ingredientes: una rebanada grande de pan integral (casero en lo posible), medio tomate pequeño, un cuarto de aguacate, una rebanada de queso fresco y sal a gusto.
  • Preparación: cortamos la rebanada de pan integral en dos mitades y sobre una de ellas colocamos rebanadas de tomate, aguacate en gajos o trozos, sal a gusto sobre los mismo y por último, el queso fresco. Cerramos con la otra mitad de pan integral y si deseamos, tostamos ligeramente en plancha caliente.
Si lo deseamos podemos retirar el tomate, o bien, elaborar el mismo sándwich con otros ingredientes como por ejemplo: de diferentes quesos, de pavo o de pollo y aguacate.

Galletas integrales sin azúcar

Las galletas comerciales suelen estar cargadas de azúcares añadidos, de grasas "trans" y sodio, así como de otros componentes de mala calidad. Por ello, lo mejor es optar por nuestras propias galletas integrales sin azúcar hechas en casa. Además, podemos hacer muchas y guardar para toda la semana, congelarlas ya hechas o bien sólo la masa y llevárnoslas a donde vayamos.
  • Ingredientes: 150 gramos de harina integral, una cucharadita de sal, 30 gramos de pipas de girasol u otras, tres cucharadas de aceite de oliva, y 100 cc de agua apróximadamente.
  • Preparación: mezclar todos los ingredientes secos (harina, sal y pipas), después añadir el aceite de oliva y mezclar. Poco a poco incorporar agua a temperatura ambiente hasta formar una masa homogénea. Estirar y cortar. Hornear a temperatura moderada hasta que se encuentren doradas en su base.
También podemos hacer crackers de semillas, galletas de plátano y coco con pipas, sin harinas u otras galletas sin azúcares añadidos y muy fáciles para elaborar en casa.

Barrita de avena, coco, dátiles y almendras

Las barritas de granola son una de las opciones consideradas "sanas" pero en realidad no lo son, sino que esconden gran cantidad de azúcar en su interior y resultan así concentradas en energía. Por eso, proponemos elaborar una barrita en casa sin azúcar en su interior y lo mejor, sin ningún tipo de cocción.
  • Ingredientes: 100 gramos de dátiles, 50 gramos de almendras, 30 gramos de coco rallado, y 30 gramos de avena en copos.
  • Preparación: comenzamos retirando el hueso de los dátiles y colocándonos en una trituradora o picadora. Añadimos el resto de los ingredientes y trituramos hasta que los ingredientes comiencen a unirse en una masa pegajosa. Si vemos todos los ingredientes triturados pero no se unen, agregamos una cucharada de agua o más, poco a poco hasta unir. Colocamos en una placa para horno o en un recipiente rectangular. Llevamos al refrigerador por una hora como mínimo y listo para cortar las barritas y servir.
Estas barritas pueden almacenarse muy bien por una semana o más en el refrigerador, son ideales para preparar el fin de semana para comer como snack todos los días en la oficina, ya que podemos trasladarlas fácilmente y sacian sin azúcar en su interior, con buenas grasas y mucha fibra.
Otras opciones de barritas son con orejones, con dátiles y avena, con avena, almendra y coco, de avena y fruta con especias.

Mezcla de avena con pipas de girasol

Si estamos en casa, quizá un fin de semana, podemos prepararnos una mezcla en cuestión de minutos, para lograr una opción saciante a media mañana y con muy buenos nutrientes.
  • Ingredientes: 100 cc de leche desnatada o de bebida vegetal sin azúcar en reemplazo, una cucharadita de canela, una cucharadita de cacao sin azúcar, 30 a 50 gramos de avena en copos, medio plátano y una cucharada de pipas de girasol.
  • Preparación: en un recipiente apto para microondas colocamos la leche o bebida vegetal la canela, el cacao, y la avena. Mezclamos bien y llevamos por un minuto y medio al microondas, tapado. Dejamos enfriar ligeramente y consumimos tibio o frío después de agregar el plátano en rebanadas y las pipas de girasol.

Es la alternativa ideal para una media mañana en casa, sin prisas y quizá, para acompañar los descensos de temperaturas propios del otoño. También podemos incorporar otras semillas, frutos secos, otras frutas frescas o reemplazar avena en copos por quinoa lista para consumir después de meter un minuto en microondas. Así, podemos lograr una mezcla de avena con nueces, de cuscús y frutas frescas, con mango caramelizado, o con leche de almendras y semillas de chía.



Mix de fruta fresca y semillas

Para preparar en minutos, con lo que hay en casa y degustar allí mismo o en un tupper en la oficina podemos elaborar una ensalada pequeña o mix de frutas frescas y semillas.
  • Ingredientes: un cuarto de manzana con piel, un puñado de arándanos frescos, gajos de media mandarina, un puñado de uvas verdes enteras, y tres cucharadas de semillas varias (yo uso pipas de calabaza y girasol y semillas de lino).
  • Preparación: sólo tenemos que lavar bien la manzana y cortar en cubos, mezclar con los arándanos limpios y secos, los gajos de mandarina enteros, las uvas lavadas y secas sin partir y las semillas. Mezclamos y listo para consumir en casa o en la oficina.
Es una opción colmada de antioxidantes y fibra, saciante y al mismo tiempo sin muchas calorías y muy fácil para preparar en un minuto en casa.
También podemos elaborar una ensalada de frutas secas, granada y naranja, acompañar una granola casera con frutas frescas a elección o crear una ensalada de frutas y pipas.

Smoothie de fresas

Esta opción es ideal para cuando estamos en casa, con deseos de comer algo saciante pero no tenemos mucho tiempo para su elaboración. Podemos crear todo tipo de smoothies, pero el de fresas es uno de mis preferidos.
  • Ingredientes: 100 cc de leche desnatada o bebida vegetal sin azúcar, zumo de una naranja, ralladura de una naranja, medio plátano maduro y una taza de fresas frescas maduras.
  • Preparación: sólo debemos meter todos los ingredientes en un vaso de batidora y accionar. Si la leche está fría y las frutas también no necesitaremos más, aunque si lo deseamos podemos congelar el plátano o bien añadir hielo. Servimos inmediatamente.
Cambiando las frutas que tenemos en casa podemos crear diferentes tipos de smoothies saciantes con frutas e incluso, con verduras en su interior para beber en casa a media mañana.

                                                                  
Brochetas de frutas frescas
Aunque podemos trasladarlas en un tupper a la oficina, yo recomiendo esta opción para preparar y comer en casa, en cuestión de minutos. Además, será una de las mejores alternativas para que los niños calmen su apetito a media mañana.
  • Ingredientes: media naranja, medio pomelo rosado, media manzana, una taza de arándanos, un kiwi y una taza de fresas o frambuesas.
  • Preparación: lavamos, pelamos y cortamos la fruta en cubos (excepto fresas o frambuesas y arándanos) y vamos colocando una fruta tras otra en un palito de brocheta.
Podemos cambiar las frutas por las que tengamos en casa, acompañar de yogur o alternar frutas frescas con orejones o queso fresco si lo deseamos.
Ya tienes siete buenas opciones para comer a media mañana, ya sea en casa o en la oficina, para disfrutar con calma o consumir en cuestión de minutos.
                                     

Gracias y salu2.