domingo, 17 de septiembre de 2017

Ensalada variada.



Una ensalada lo puede admitir casi todo.

Por ejemplo: Variado de lechugas, tomate, queso fresco, aceitunas negras, aguacate, cebolleta, atún, surimi, avellanas, perejil y aceite AOVE.



Gracias y salu2.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Como hacer "mermelada" natural, sin azúcar y en una hora!!

Hola a tod@s!!!

Hoy vamos a preparar una "mermelada" diferente, natural, fácil, rápida, saludable y que, además, está buena!!!

Se puede utilizar la fruta que se quiera, pero en esta ocasión la haremos de Naranja y jengibre.



Ingredientes:

Tres naranjas.
2 o 3 cucharadas de semillas de Chía (según lo espesa que la queramos, optaremos por una u otra cantidad)
Una cucharada de miel o sirope de Ágave.
Jengibre (el equivalente al tamaño de una moneda 10 Cts.)




Preparación:

Con un exprimidor hacemos zumo con dos de las naranjas. En una tabla de corte pelamos la naranja restante y la partimos en trozos pequeños para que queden tropezones de fruta en la mermelada.



En un bol echamos el zumo de las naranjas exprimidas y los trocitos cortados. Añadimos la miel y lo mezclamos muy bien con la ayuda de una cuchara. Incorporamos la Chía y lo mezclamos muy bien, evitando que se pueda quedar en la superficie y/o en los bordes.



Lo metemos en el frigorífico, en uno 70/90' ( según la temperatura de nuestra nevera) estará perfectamente lista.





Precauciones:

Al no llevar azúcar ni otros conservantes (recuerdo que es totalmente natural y saludable) su vida es limitada, en tres o, como mucho cuatro días debemos consumirla o desecharla (también la podemos utilizar para recetas, cocina, etc)

Es preferible hacerla en menores cantidades y más frecuentemente, que exponernos a que se estropee y la tengamos que desechar.



Opciones:

Se puede preparar con cualquier fruta y, los tropezones son totalmente personales y al gusto del consumidor. 
Otra opción es añadirle canela, también le da un toque muy especial.






Gracias y salu2.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

El té verde. Propiedades, beneficios y contraindicaciones.

El té se obtiene de las hojas de la planta china Camellia Sinensis. La diferencia entre los diferentes tipos de tés radica en la fermentación a la que sometemos a las hojas de dicha planta. El té verde se prepara a partir de las hojas menos oxidadas y nada fermentadas de la planta. Es por ello que el té verde es el más suave, diurético y con mayor concentración de antioxidantes respecto a las otras variedades de tés, rojo o negro.




.Propiedades y beneficios del té verde
Esta variedad de té contiene polifenoles, luteína, zeaxantina, catequines, cafeína, taninos y vitaminas A, C, E.
El té verde tiene una potente acción antioxidante, antibacterial, estimulante, antiinflamatoria, cardiotónica, astringente, diurética, tonificante, antivírica, antiviral, vasodilatadora, digestiva, hepatoprotector e inmunoestimulante. Como podéis ver es un desdén de virtudes, la única precaución a tener es, por su contenido en teína, no tomarlo antes de acostarnos, ni si tenemos problemas de hipertensión o nerviosismo.
                                          
                                       

Beneficios y usos del té verde

Retrasa el envejecimiento a causa de sus antioxidantes.
Favorece la circulación de la sangre por todo el organismo.
Ayuda a evitar o retrasar el endurecimiento de los vasos sanguíneos.
Combate los virus.
Mejora la agilidad mental.
Es un aliado para las personas que quieren adelgazar y están haciendo dieta.
Resulta beneficiosos en caso de padecer la enfermedad de Crohn.
Detiene la diarrea.
Retrasa la degeneración de las articulaciones.
Acelera la recuperación de la piel ante quemaduras (aplicado de forma tópica)
Mejora el rendimiento deportivo.
Ayuda a prevenir el Parkinson.
Fortalece los huesos, previniendo la osteoporosis.
El té verde estimula el funcionamiento del metabolismo.
Cuida de nuestro hígado.
Combate las bacterias.
Ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre.
Es beneficioso ante el estrés y agotamiento mental.
Combate el mal aliento o halitosis.
Aplicado sobre la piel ayuda a reducir la inflamación y retrasa la aparición de arrugas.
Ayuda a que se quemen más grasas acumuladas para que nuestro organismo las use como fuente de energía.




.Cómo preparar té verde
El agua nunca debe estar hirviendo porque provocaría que el té tuviera sabor amargo.
Pon en una taza una cucharadita rasa de té verde y añade agua muy caliente (pero que no llegue a hervir).
Tapa y deja reposar entre 5 y 10 minutos. Cuanto mas repose su sabor será mas fuerte y sus propiedades estarán mas concentradas.
Cuela y bebe poco a poco según se va enfriando, lo ideal es consumirlo caliente, pues es cuando más beneficios se le sacan a esta maravillosa bebida.





.Contraindicaciones del té verde.
Pese a todas estas beneficiosas propiedades del té verde se recomienda que su consumo sea moderado, no superando las tres tazas diarias y dejar de tomarlo durante algunos días cada dos semanas, llega a crear adicción.
Tomando cantidades altas de té verde (más de un litro diario) éste puede producir acidez estomacal, insomnio, dolor de cabeza, mareos o nerviosismo.
El té verde puede interactuar con ciertos medicamentos disminuyendo su eficacia

Como el té dificulta la absorción del hierro y del ácido fólico está recomendado su consumo fuera de las comidas (dejar un periodo de 2 horas entre la comida y el té). Y minimizar o eliminar en caso de anemia.
No es recomendable que tomen té las mujeres que estén dando el pecho, los lactantes, ni los niños a causa de la teína que contiene.
No tomes el té verde con leche de origen animal, ya que, inhibe la absorción de los antioxidantes naturales que contiene el té.




Gracias y salu2.

lunes, 24 de julio de 2017

Yogur con plátano, melocotón y sésamo.

Esta claro y todos sabemos que comer sano es recomendable. Sin embargo existe la errónea creencia de que comer sano es caro, aburrido, poco variado o incluso insulso.

Voy a intentar luchar contra esta creencia y lo haré poniendo recetas ricas, fáciles, sanas, económicas y, sobre todo, saludables.

Almuerzo o merienda: Yogur, plátano, melocotón y semillas de sésamo.

Ponemos en un bol el yogur, puede ser natural o de sabores. Lo mejor es hacerlo con yogur natural al que nosotros le añadamos la fruta que queramos para darle ese sabor.

A continuación lavamos la fruta y, si es necesario la pelamos. Siempre que sea posible se utilizará la fruta sin pelar.

Ponemos sobre el yogur rodajas finas de la fruta que queramos acompañe al yogur.

Echamos unas semillas de sésamo por encima y...

A COMER!!!


Gracias y salu2.

sábado, 22 de julio de 2017

¿¿Cerveza o refresco??

El calor, el buen tiempo y el verano hace que salgamos a la calle y pasemos mucho tiempo fuera de casa, en múltiples ocasiones tomando "algo". 
Para muchas personas este momento representa todo un reto a la hora de elegir la bebida más adecuada para mantener una alimentación adecuada a los objetivos fijados. Por ello que es mejor...?, ¿decantarse por un refresco o por una cerveza?


Una caña con tapas es lo más socorrido cuando empieza el buen tiempo, y a pesar de que no lo tengamos en cuenta, se trata de un alimento con una alta carga de calorías, ya que a las propias de la cerveza, y en concreto a las del alcohol, debemos sumarle las de la tapa, que por lo general suelen ser alimentos con altas dosis de calorías (aquí es donde radica la mayor parte del problema con la dieta). 
La cerveza es una bebida elaborada a partir de un cereal, la cebada, que además contiene lúpulo y; en algunas ocasiones malta, por lo que su contenido en hidratos de carbono es alto, a lo que hay que sumar las calorías que aporta el alcohol que contiene esta bebida, lo que la convierte en algo altamente calórico. Es cierto que la levadura de cerveza que contiene nos aporta infinidad de beneficios, además de vitaminas del tipo B, que tan necesarias son para el organismo, pero a pesar de esto, puede ser un enemigo de la dieta. Si bien es cierto que se debe diferenciar entre los alcoholes destilados (whisky, ron, vodka, etc) y los alcoholes fermentados (cerveza y vino) Los primeros son mucho más calóricos y de una calidad inferior, mientras que  son más fácilmente utilizables por nuestro organismo.


Frente a la cerveza tradicional tenemos los refrescos, a los que se les añaden azúcares para darles un sabor dulce y, según la bebida, también estimulantes. A pesar de esto, y de las calorías que nos aportan, los refrescos no contienen alcohol, lo que los convierte en una elección menos calórica que la cerveza tradicional. Pero también hay que tener en cuenta que no nos aportan apenas nutrientes como sucede con la cerveza, que es un alimento nutritivo y en muchos casos hasta recomendable. Por lo que nos aportan menos calorías y menos beneficios.

Para librarnos de las calorías de ambos productos podemos optar por sus variedad libre de azúcares y de alcohol. En el caso de los refrescos para la elaboración de esta variedad se utilizan edulcorantes que muchas personas no quieren incorporar en su dieta (algunos de ellos se consideran altamente cancerígenos). Por el lado de la cerveza podemos optar por su variedad sin alcohol y sin calorías que nos ayudará a seguir obteniendo los nutrientes de esta bebida pero sin poner en riesgo nuestra dieta.
Gracias y salu2.