domingo, 14 de enero de 2018

Clases de pan y como repartirlo en el día.

Los hidratos de carbono en su presentación en forma de cereales integrales, son una pieza fundamental para una dieta equilibrada y, a largo plazo, proporcionan una mayor pérdida de peso y nos ayudan a controlar la ansiedad en la que una dieta o alimentación controlada pueden conducirnos.

Del mismo modo, las dietas que contienen las cantidades necesarias de hidratos de carbono y almidones del pan, también pueden ayudar a mantener un peso saludable.



Además, añadir una ración de pan (pero pan de verdad no del congelado, prefabricado, molde, etc...) a la alimentación regular, es una buena forma de complementar o cubrir las necesidades diarias referidas a hidratos de carbono en la dieta.

Además, sabiendo que el pan en sí no engorda y que puede ser incluido en la ingesta diaria, es posible elegir entre una gran variedad de clases de pan para la dieta. En este sentido, existen panes que son más recomendables que otros dentro de un plan alimenticio, especialmente por sus diferentes aportes extra, y uno del que deberíamos prescindir y del que ni siquiera voy a hablar, el pan blanco.


Clases de pan para la dieta.

Pan bajo en calorías

Una porción promedio de pan de trigo integral contiene desde 70 a 110 calorías. Una fina rebanada de pan bajo en calorías aporta sólo de 40 a 50 calorías. 

Existen productores de pan que tienen una versión de pan de molde de trigo con sólo 40 calorías por porción, proporcionando tanta fibra dietética como la versión completa en calorías. Si bien yo no lo recomiendo por sus harinas refinadas que nos privan de importantes nutrientes y, generalmente, les añaden azúcares.


Pan de cereales integrales

Leer atentamente las etiquetas de los alimentos puede ayudar a determinar las clases de pan para la dieta más recomendables y saludables, además de darnos información que nos sorprenderá por los ingredientes empleados.

Los cereales integrales, proporcionan los hidratos de carbono complejos, necesarios para realizar la digestión y obtener energía. Estos deberían ser los primeros ingredientes que aparezcan en el envase. 



Pan de centeno

El pan de centeno aporta una gran cantidad de hidratos de carbono complejos y de fibra a la alimentación, todo ello con un reducido número de calorías. Este tipo de pan es denso y rico en fibra, lo que hace más fácil que nos satisfaga y nos ayuda a alcanzar la sensación de saciedad. 

Los azúcares de centeno son absorbidos por el cuerpo más lentamente que otros granos y pueden ayudar a personas que hacen dieta a mantener los niveles de azúcar en sangre de forma estable.
El centeno se digiere de forma más completa, completa y reduce el estreñimiento, debido a ello favorece la regularidad intestinal. 

Por ello, cuando pienses en comer pan dentro de tu dieta, es importante que, además de recordar que el pan en sí no engorda, puedas elegir clases de pan para la dieta que además puedan aportarte diferentes beneficios.




Cómo repartir las raciones de pan al día.


Tomar una tostada en el desayuno, con tomate, pavo o queso y aceite de oliva.

Elige un bocadillo para cenar, acompaño de fruta o "crudités" o un zumo natural.

Incluye una pequeña ración de pan en la comida.

El mejor relleno, proteína baja en grasas: queso fresco, tófu, pavo, atún…


Dale preferencia al pan de centeno o integral.


Abusar: comer mojando pan, merendar bocata, cenar pizza…

Acompañar el pan con otros hidratos de carbono, ya que el exceso se convierte en grasa (por ejemplo no combines pasta y pan)

Rellenarlo con grasas o hidratos de carbono: evita el bocadillo de tortilla de patatas, beicon con queso, un extra de mayonesa…

Un exceso de consumo de: pan blanco, pan de molde, de perritos o hamburguesas o de leche.

Gracias y salu2.

1 comentario:

media maraton leon dijo...

Un articulo muy interesante, saludos