jueves, 12 de enero de 2017

Qué comer tras las sesiones de entrenamiento.


Cuando seguimos una rutina de entrenamiento el trabajo que realizamos suele ser intenso, lo cual conlleva un desgaste muscular, que puede llegara  ser muy importante, por ello es fundamental iniciar la recuperación cuanto antes y eso se consigue aportándole al organismo los nutrientes necesarios para que él realice esta función.
Por ese motivo vamos a exponer algunos alimentos que debemos tener en cuenta para favorecer esa recuperación.

Al finalizar el entrenamiento hemos de reponer todo lo perdido, o consumido durante el mismo, sales minerales, agua, y reponer las materias necesarias para la recuperación muscular. Desde luego que durante el entrenamiento es importante consumir agua o bebidas isotónicas que nos ayuden a mantener los niveles minerales del cuerpo.


El principal alimento , y componente, de los músculos son las proteínas de ellas se obtienen los aminoácidos necesarios para nutrir las fibras y conseguir que se repongan del trabajo realizado. Un alimento que nos puede ayudar a recuperarnos es la leche (aunque no le sienta bien a todo el mundo). Es rica en proteínas, minerales y vitaminas. Tomada después de entrenar aportará grandes dosis de nutrientes, pero no solamente la leche, sino sus derivados son una buena opción, ya que repondrá también las reservas de glúcidos perdidos durante el entrenamiento (el queso mejor evitarlo por el alto contenido graso que conlleva, máxime si se trata de un queso que no sea fresco). Para las personas que no toleran la leche, la mejor alternativa es sustituirla por una bebida de soja.
El plátano es otro aliado en la recuperación muscular. Su alto contenido en azúcares ayudará a reponer las reservas de glucosa del organismo y volver a dotarnos de la energía perdida. Además, es un alimento fácil de asimilar por lo que el organismo lo aprovecha enseguida.


Un "bocadillito" (mejor si es con pan tradicional) de carne de pavo y el atún es un buen recuperador. Aunque no se asimilan de forma tan rápida como los líquidos, ya que el proceso digestivo es más largo y por lo tanto el aporte no es instantáneo. Pero sea como sea, es una buena manera de obtener proteínas necesarias para la recuperación y el crecimiento muscular. Son dos alimentos ricos en proteínas de alta calidad biológica, y bajos en grasa, lo que nos ayuda a conseguir una masa muscular de mayor calidad.


El huevo es otro alimento rico en proteínas. Después de entrenar podemos ingerir un huevo cocido para obtener una buena dosis de proteínas de alta calidad, tan necesarias para los músculos. Si queremos eliminar grasas es recomendable desechar la yema del huevo y comernos solo la clara, aunque al tirar la yema también eliminamos parte de las proteínas que contiene el huevo.

Cuatro o cinco unidades de frutos secos naturales, sin salar, ni tostar, también nos ayudarán, sobre todo las avellanas y/o las nueces.

Es importante alimentarnos correctamente, y dotar a los músculos cuanto antes de los nutrientes necesarios. Este aporte prematuro evitará falta de nutrientes y acelerará enormemente la recuperación muscular consiguiendo de esta manera unos efectos sorprendentes, y es que el entrenamiento no es solo levantar peso, correr, nadar o pedalear, sino que el descanso y la recuperación muscular es el momento en el que los músculos crecen de verdad y el organismo mediante la supercompesación realiza sus adaptaciones orgánicas.

Gracias y salu2.

1 comentario:

Anónimo dijo...

https://www.vitonica.com/musculacion/algunos-alimentos-para-comer-despues-de-entrenar