sábado, 11 de marzo de 2017

Se debe comer según se entrene.



El principio inmediato fundamental en el entrenamiento de triatlón sea cual sea la intensidad o el tipo de ejercicios realizados, son los carbohidratos bajo sus múltiples formatos y composición de las ingestas principales diarias.
Ahora bien, es posible optimizar los procesos de recuperación y maximizar los efectos de algunas sesiones de entrenamiento modificando ligeramente los alimentos que tomes ese día o al finalizar tu sesión.
En los días en los que entrenes la fuerza en el gimnasio, puedes incrementar ligeramente el porcentaje de proteínas de la dieta. El trabajo de fuerza supone un desgaste muscular a nivel de las estructuras que componen esas proteínas para empezar la recuperación del tejido dañado. Lo mismo puedes hacer al terminar. componen las células musculares (también llamadas fibras musculares). El proceso de destrucción y nueva fabricación de tejidos se incrementa con el trabajo de fuerza con pesas o en máquinas.

Este proceso se lleva a cabo a partir del propio gesto técnico de cada ejercicio, lo que significa que si has tomado una ración de proteínas en la comida anterior al entrenamiento, ya estarás usando los aminoácidos que Es decir, que si al terminar el entrenamiento de fuerza además de tomar bebida, te tomas algo de proteínas ya sea en polvo o en forma de bocadillo de pavo, atún, etc.; estarás aportando nuevos aminoácidos al músculo que lo requiera.
Todo esto ocurre porque las proteínas no se almacenan en el organismo, así que hay que "llevarlas en la sangre" antes y después de entrenar la fuerza en el gimnasio.

Salu2.