miércoles, 29 de junio de 2011

Quebrantahuesos 2011.

Bueno, el fin de semana comenzó con el viaje desde Málaga hasta Sabiñanigo el Viernes, un viaje muy ameno y durante el que, Sandra y yo, vimos muchos coches que llevaban bicis e iban en nuestra dirección, así que suponíamos que todos estarían al día siguiente en la salida de la QH o de TR, llegamos a Huesca, donde teníamos el hotel, pero decidimos pasarnos por la zona de salida para recoger el dorsal y echar un vistazo a la feria que allí montan algunas marcas para exponer materiales y darlos a conocer. Una vez recogido el material y después de haber dado una vuelta por allí, por cierto, menudos materiales..., nos fuimos al hotel, salimos a premiarnos con una pizza y una ensalada, un helado y a descansar. Al día siguiente la jornada empezó pronto, la salida estaba prevista para las 7:30 así que a las 6:00 arriba, desayuno y a Sabiñanigo, el pueblo estaba tomado por ciclistas, acompañantes y coches, AMBIENTAZO!!!, me dirijo a la salida y allí me coloco a esperar el sonido de salida, mientras tanto, veía las bicis que había a mi alrededor, las había de todos los colores, de todas las marcas, con todos los montajes posibles, pero en su inmensa mayoría... MENUDAS BICIS, VAYA MAQUINAS!!!

A las 7:45 se oye la señal de salida y poco a poco empezamos a movernos, desde que sonó el cohete de salida hasta pasar por el arco de salida transcurrieron unos 6 o 7 minutos, había muchos participantes, 11000 según la organización. Desde el principio de rodó muy rápido, máxime teniendo cuenta que hasta el km 15 no había pendientes, a partir de ahí empezaron unos suaves subibajas que nos llevaron a Canfranc estación, a los pies del Somport, la subida estuvo muy bonita, había bastante público, el ambiente entre los corredores era bueno y me lo pasé bastante bien, a pocos metros de la cima nos dijeron desde una moto que en la vertiente francesa estaba con niebla y lloviendo, casi en la cima estaba el primer avituallamiento, algo de plátano, isotónica, un sándwich y galletas, no precisaba nada más, bastante era lo que había comido. Seguimos unos metros de ascensión y llegamos a la frontera con Francia, efectivamente, estaba nublado y llovía, así que cogí unos periódicos que ofrecían a nuestro paso, me los puse al pecho y... para abajo, bajada muy rápida, vi varias caídas debido al firme mojado y a la falta de visibilidad, bajada muy larga y divertida, llaneamos un poco en grupo dando buenos y rápidos relevos con los que fuimos cogiendo a ciclistas sueltos y a algún grupo. Llegamos a la subida a Marie Blanque, una subida preciosa entre bosques frondosos y frescos, esta parte del recorrido coincide con la ruta de los quesos, pasamos pueblos preciosos enclavados entre arboles enormes que han visto pasar muchísimos años y, seguro, a muchos ciclistas, tras 11 km. de subida dura pero que se veía sobradamente recompensada por las estampas que atravesavamos y los paisajes con los que nuestros ojos se veían recompensados llegamos al alto del Marie Blanque, lugar en el que estaba el segundo avituallamiento y en el que, nuevamente, paré a reponer fuerzas, prisa no llevaba, así que... A COMER!!!. Nuevamente iniciamos la marcha, buena ya sobre terreno seco, por lo que se iba muy rápido y además me metí en un buen grupo, fue genial!!!, durante unos km. fuimos en grupo en terreno llano rodando rápido y dándonos buenos relevos, este era un grupo que me iba muy bien, llegamos al principio del Portalet, empezaban 29 km. de subida tendida, pero larga, hubo varios compañeros que se descolgaron pues se exprimieron en los dos puertos anteriores demasiado y ahora les pasaban factura por lo que se fueros descolgando, aquí el sol y el calor ya eran de los buenos, así que a mirar las PPM. y a controlar la cadencia, me quedaban sobre... 1h. 50´de subida sin pausa, excepto, por supuesto, la del avituallamiento, otra vez parada y otra vez a reponer, comí lo mismo que en los anteriores y me sentó igual de bien, salgo del avituallamiento solo y sigo subiendo y pasando a participantes, a 5 km. de la cima alcancé al gran Eduardo Chozas y tras charlar con él un ratillo, las fuerzas no estaban para más, seguí subiendo a mi ritmo, la llegada a la cima del Portalet es espectacular, el público se agolpa a tu paso, te gritan, te animan, te llevan en volandas, es la mejor parte del recorrido, los pelos como escarpias y sin darte cuenta, ni saber como, aprietas un poco más, ES UNA PASADA!!!, nuevamente cojo otro periódico que me pongo en el pecho y que algún aficionado me da al pasar la frontera y para abajo, bajada brutal, a muy altas velocidades, alcanzando máximas de 84 km/h., los tres carriles de la carretera son nuestros y al llegar abajo, curvón a la izquierda y encaminamos hacia el último puerto, la Hoz de Jaca, puerto corto, pero el calor ya apretaba y las horas pasaban factura, tras la subida muy bonita por un bosque y una bajada con asfalto algo irregular, se llega de nuevo a la carretera principal y encaminamos hacia Sabiñanigo, 17 km. nos quedaban, 17 km. que hice en un grupo muy fuerte dando relevos cortos pero muy intensos hasta llegar a meta. Al llegar a la meta allí estaba Sandra, la santísima Sandra esperándome después de muchas horas, que paciencia. GRACIAS SANDRA!!!





Tiempo en meta 7H 28´y medalla de oro. Gran estreno de la QH. el año que viene... MÁS!!!





Gracias y salu2.

1 comentario:

NOA dijo...

No tienes que dar las gracias. Ya sabes... espero rodar a tu lado en las proximas. Y por supuesto, por muchos años ;). TE QUIERO!!!