martes, 9 de febrero de 2016

Los "pros" y los "contras" del chaleco o "biotraje" de electroestimulación.



La moda de los chalecos electroestimuladores está más en auge que nunca, esto es indiscutible, ya que muchos son los centros que los ofrecen y muchas las personas que se han decantado por esta modalidad de entrenamiento.

A continuación paso a exponer mi opinión y los pros y contras que le veo.

La mayoría de las personas que los utilizan y los entrenadores que los ofrecen comentan sus espectaculares resultados a corto plazo, y es que sus efectos se multiplican hasta por tres con simplemente 20 minutos de entrenamiento una o dos veces a la semana. Pero como siempre, cuando aparece algo tan espectacular, innovador y rápido en entrenamiento suelen haber luces y sombras al respecto y estas son las que no nos cuentan...


Beneficios de los chalecos electroestimuladores.

Entre sus beneficios se destaca su acción directa sobre los músculos, ya que debido a los impulsos eléctricos que envía trabajará en su totalidad todas las fibras musculares, de todo tipo, que conforman el músculo. Lo bueno es que al no tratarse de una gimnasia pasiva totalmente, trabajará mucho más profundamente las fibras, realizando una mayor implicación de estas, ya que estaremos incidiendo también en su movimiento de manera consciente, pues no hay que olvidar que el trabajo con este tipo de chalecos se realizará mientras realizamos una sesión de entrenamiento de manera habitual con cargas. NUNCA "SENTADO" EN EL SOFÁ!!! 

Otra cosa es que se realicen sesiones de electroestimulación local como rehabilitación, relajación o complemento específico de otra actividad física.

Otro punto a tener en cuenta es que ayudará a tonificar los músculos y mantenerlos bien definidos. Además debemos tener en cuenta que tendrá gran importancia la ayuda que nos prestará a la hora de conseguir eliminar líquidos y mejorar la circulación en general. 

No hay que olvidar que los efectos que buscamos los conseguiremos a más corto plazo con la utilización de la electroestimulación y el entrenamiento convencional, pues el primero, según mi criterio, debe ir siempre acompañado del segundo.

Inconvenientes de los chalecos electroestimuladores.

Pero no debemos olvidar que no todo son beneficios, ya que entre sus contras destacaremos que los impulsos que recibirán nuestros músculos por parte del chaleco no son para nada reales ni naturales, no dejan de ser descargas eléctricas que nos suministra una máquina. Por norma general cuando hacemos ejercicio el cerebro manda una señal al músculo. Este paso se salta con los electroestimuladores, lo que puede hacer que, a la larga, perdamos eficacia, control y rendimiento muscular, ya que se trata de movimientos involuntarios. Por lo que la propiocepción y las conexiones sinápticas se van viendo mermadas.

Cuando hacemos ejercicio primeramente entran en juego una serie de fibras, concretamente las de menor volumen y mayor exposición, que son las que soportarán los primeros momentos del entrenamiento, para luego entrar en acción las de mayor volumen y exposición dependiendo de la intensidad del entrenamiento. En este caso, con los chalecos entrarán todas a trabajar a la vez, evitando así el orden físico que sigue el organismo, lo cual puede producir alteraciones y evita el correcto y natural orden fisiológico.

Algo similar sucederá con los tendones y las articulaciones, ya que este tipo de dispositivos solamente actúa a nivel muscular, no se encargará de fortalecer estas partes tan importantes en la movilidad del organismo y sobre todo en los diferentes ejercicios que vamos a realizar, pues de nada servirán unos músculos trabajados y tonificados si los tendones no lo están, ya que podemos crear una serie de descompensaciones. Por ello es necesario trabajar también sin chaleco para ayudar a fortalecer esta parte del cuerpo. Esta es la parte más importante y también la más negativa. No estamos trabajando sobre tendones y ligamentos, lo cual al realizar deportes o ejercicios "naturales" se resentirán de la falta de trabajo propio.


Es importante saber y valorar que:

Cuando seguimos el cauce normal de entrenamiento el organismo, a través del cerebro, que también escucha a los músculos, tiene un mecanismo de defensa frente a una posible sobrecarga muscular que derive en lesión, que nos hace detener la actividad. Con la electroestimulación esto no sucede, ya que el impulso es externo, por lo que el riesgo de lesión aumenta de forma considerable.

No podemos olvidar que el estímulo externo hace que los movimientos sean involuntarios, por lo que la coordinación y control muscular de nuestro propio cuerpo apenas se trabajará con esta modalidad de entrenamiento. Por ello es necesario que lo alternemos con entrenamiento convencional. No es nada recomendable usar solamente este método de trabajo muscular, ya que no será del todo beneficioso para el cuerpo, es más si el ejercicio realizado es únicamente mediante electroestimulación, acabará siendo perjudicial.

Existen varios tipos de máquinas y sistemas diferentes, por lo que es interesante probarlos y ver cual nos va mejor antes de iniciar una rutina continuada con ella. Normalmente la prueba de la máquina no tiene coste o es muy reducido. Hacer esto nos asegurará estar utilizando lo más apropiado para nosotros.

En cuanto al precio no entro a valorarlo pues en función de si se adquieren bonos, o sesiones sueltas varían mucho, tanto como el doble, y la economía de cada usuario será la que dictamine si es, o no, un precio razonable.


Pongo un ejemplo de precios en León, así mismo dejo un link a su FB  (Centro JJ Elite) por no tener web:
Bono de 20 sesiones 300 eur.

En resumidas cuentas:

Este sistema para utilizarlo de forma complementaria es una opción interesante, pero nunca como sustituto del entrenamiento tradicional, pues deja lagunas que el entrenamiento convencional llena, si bien es cierto que, como complemento y para ahorrar tiempo usándolo una vez a la semana (para mi gusto la mejor opción) o, como mucho, dos cada diez días puede ser efectivo.


Gracias y salu2.

No hay comentarios: