domingo, 8 de mayo de 2016

A que edad deben/pueden empezar los niños a practicar deporte.

Hoy hablando con un amigo me ha hecho una pregunta que a suscitado esta entrada del blog. Me ha preguntado a que edad debería inscribir a sus hijos en algún tema deportivo. Pues bien, mi opinión, es la siguiente.

No hay una edad concreta a la que los niños deban empezar a practicar algún deporte. Todo dependerá de la capacidad motriz y la coordinación que tenga el niño, cada niño es diferente en su desarrollo y aptitudes. No obstante, es aconsejable, en el caso de los niños muy pequeños, que primero hagan clases de psicomotricidad - recomendables a partir de los 2 años - para que empiecen a desarrollar sus capacidades motrices, que jueguen y vean el deporte como tal, como un juego, sin presiones, sin exigencias, sin más objetivo que divertirse y formarse.

Niño preparado para hacer deporte

A partir del primer año o cuando el niño empiece a caminar sin la ayuda de sus padres, el propio niño empezará a moverse de acuerdo con sus capacidades motoras, es decir, acorde a su fuerza, coordinación, resistencia y flexibilidad. Poco a poco, el niño logrará más movimientos de forma autónoma a través de los juegos. A los 3 años, aproximadamente, puede ser capaz de saltar, tirar y recoger, andar en triciclo y correr. Ya de los 4 a los 6 años de edad, tendrá un desarrollo motor más avanzado e incluso puede que consiga jugar al balón, saltar con solo un pie, montar en bicicleta, y mover una pelota con los pies.

A partir de los 6 ó 7 años el niño ya está físicamente preparado para hacer deporte. Lo ideal es que practiquen algo de deporte en el colegio, algún polideportivo o con sus padres y amigos en parques o en el campo. A partir de los 7 u 8 años, su capacidad de aprendizaje y entrenamiento cada vez es mayor y progresan a pasos agigantados. Normalmente, los niños de esta edad, poseen muchas habilidades y velocidad.
A los 8 o 9 años, los niños ya pueden realizar minideportes que exijan saltos, carreras, etc. A los 10 años, ya podrán participar de equipos deportivos, ya que controlan y siguen las reglas y las normas, y además, poseen más resistencia y dominio sobre su propio cuerpo. De 13 a 15 años, cuando están en la etapa de la pubertad, los niños gozan de un momento en el que hay una gran actividad física (gran madurez motora), pero es también cuando se produce un mayor abandono de la actividad deportiva. En esta etapa empezarán a sentirse más fuertes, más valorados frente a los demás y controlarán más sus emociones. Es muy importante que los padres, si es posible, también realicen algún tipo de deporte para que los hijos les tomen como ejemplo.

Por lo general, los hijos de padres sedentarios, son sedentarios. Y, es que, el hábito deportivo tiene que construirse día a día con la participación de toda la familia y amistades. 

Pero sobre todo y quiero hacer especial hincapié en esto, los niños deben jugar, disfrutar de los juegos y/o del deporte, pero además de un deporte que a ellos les "llame" si no, es cuestión de tiempo que lo dejen , les aburra o hastíe. 
Tampoco deben nunca sentirse frustrados en ningún caso por no alcanzar las expectativas que los padres u otros adultos tengamos con ellos, con la consiguiente presión que les metemos. Si alguien quiere un campeón del mundo en su casa, o una superestrella, que empiece a entrenar él para serlo, que respete el normal desarrollo de los niños y su "maduración" temporal adecuada. Sin gritos, sin exigencias desmesuradas, sin reproches, sin menosprecios, son niños... sólo niños y, como a tales, debemos tratarles.

Gracias y salu2.

No hay comentarios: