lunes, 30 de mayo de 2016

Expertos médicos y nutricionistas recomiendan la ingesta, moderada, de cerveza en deportistas.

La ingesta moderada de cerveza tras el ejercicio físico favorece la rehidratación de los deportistas, sin perjudicar sus capacidades psicocognitivas, según recientes investigaciones elaboradas por nutricionistas, que recomiendan incluir esta bebida en la dieta diaria de los atletas.

Las conclusiones de estos estudios científicos fueron expuestos en el marco del simposio "Cerveza, Deporte y Salud" celebrado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada, donde se aludió a las propiedades antioxidantes de esta bebida que, a su vez, resulta favorable para el sistema cardiovascular. En rueda de prensa, el cardiólogo y ex base de la selección española de baloncesto y del Real Madrid Juan Antonio Corbalán aseguró que la cerveza tiene un perfil "excelente" para conseguir una hidratación eficaz del organismo tras el ejercicio físico.
Corbalán destacó que el bajo contenido alcohólico de esta bebida es "absolutamente compatible" con el rendimiento deportivo de alto nivel, "siempre que se tenga en cuenta que la cantidad de cerveza ingerida sea adecuada a la capacidad de metabolizar el alcohol" y aludió a la necesidad de eliminar determinados tabúes respecto al zumo de cebada, "la primera bebida para el deportista después del agua", afirmó, ni más ni menos.


El catedrático de Fisiología Médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada Manuel Castillo Garzón indicó que, según sus investigaciones, la ingesta moderada de cerveza no empeora las capacidades psicocognitivas de los deportistas, ya que no provoca la pérdida de campo de visión, ni implica un mayor número de errores. Añadió que su consumo aumenta la tolerancia al esfuerzo físico y reduce el estrés que supone hacer ejercicio en condiciones extremas. Para llegar a estas conclusiones, Garzón evaluó las capacidades cognitivas y locomotoras de un grupo de jóvenes que de forma aleatoria bebieron cerveza o agua después de hacer deporte en una habitación a 40 grados de temperatura, situación que favorecía la deshidratación.

El experto analizó las capacidades de los jóvenes antes y una hora y media después del ejercicio, para lo que usó el Vienan T System -utilizado para medir la reacción de los pilotos de aviones caza a determinados estímulos-, un experimento que le ha permitido avalar los beneficios del consumo moderado de cerveza para los deportistas.
Respecto al mito de que la cerveza engorda, está totalmente demostrado que es un error esta creencia, la ingesta moderada de alcohol no va, en absoluto, unida a la ganancia de peso, más bien al contrario, debido  a su alta capacidad diurética. Según los expertos la ganancia de peso que se suele asociar a la cerveza es, en realidad, a causa de las "tapas" o raciones que, a menudo, acompañan a esta bebida. Al provenir de cereales nos aporta sales minerales, entre otros nutrientes.


Debemos también mencionar que el alcohol que contiene la cerveza al ser fermentado y no destilado contiene menos calorías y es fácilmente eliminado por el organismo.
De la misma forma la cerveza sirve como nexo (léase excusa) para quedar con los amigos y disfrutar de unos buenos ratos en su compañía. Y si es después de entrenar o de competir, mejor, pues no hay nada mejor para comentar lo ocurrido durante un entrenamiento o carrera con los amigos que hacerlo con una cerveza bien fría. Pero ojo... UNA O DOS!!! No más!!! 


Gracias y salu2.

No hay comentarios: