jueves, 26 de mayo de 2016

Cuando debemos cambiar las zapatillas de correr.

Un corredor no es nada sin unas buenas zapatillas que le permitan hacer kilómetros. Por desgracia, estas no duran eternamente y de vez en cuando hay que renovarlas. Hoy os voy a decir qué cosas miro yo para saber si tengo que cambiar de zapatillas.



  • Kilometraje: si lleváis un diario de entrenamiento, podéis ir viendo cuántos kilómetros se han tragado vuestras zapatillas. Normalmente unas zapatillas con 800 kilómetros han sufrido ya una pérdida de sus cualidades y con más de mil kilómetros ya están para cambiarlas. Yo suelo aguantar mil doscientos como mucho, alternándolas con otro, u otros dos pares de zapatillas y usando las más gastadas para entrenamientos más cortos. Si no llevas la cuenta de los kilómetros, hazte a la idea que si sales 3-4 veces por semana, al cabo de un año, como mucho, hay que renovar.


  • Grietas o estrías: cuando en la zona de la mediasuela observamos pequeñas grietas o estrías, es señal de que la zapatilla ha perdido sus propiedades de amortiguación, así que sus días están contados.


  • Vista desde atrás: pon tus zapatillas encima de una mesa y míralas a su altura desde el talón. Si están volcadas o la suela cede hacia algún lado, puede que ya sea hora de cambiarlas. Muchas veces, como pisamos diferente con uno y otro pie, podemos notar como la posición de una y otra varían.


  • Plantillas rotas: aunque no siempre es sinónimo de zapatilla gastada, saca la plantilla y mírala por debajo. Si por algunas zonas, sobre todo la puntera, están rotas o apenas tienen grosor, es señal de que han soportado muchos kilómetros.


  • Dolores "extraños": un día de repente y sin venir a cuento, comienzan a aparecer dolores "extraños" en el talón, tarso o incluso en los músculos. Muchas veces son las zapatillas gastadas las que hacen que aparezcan esos dolores, al ser la pisada más traumática cuando nos quedamos sin amortiguación.


  • Aunque son muchos puntos y cosas que mirar, para mí lo más importante es el kilometraje. Aunque las zapatillas tengan buen aspecto, si tienen más de mil kilómetros, para mí es suficiente. Mil kilómetros son muchas pisadas una tras otra, es evidente que la zapatilla no tendrá las mismas propiedades que el primer día.
    También debemos tener en cuenta que si alternamos dos o tres pares zapatillas prolongaremos su vida útil al darle más tiempo a las zapatillas para recuperar se entre una sesión y otra, puede sonar raro, pero los materiales con que se fabrican las zapatillas se fatigan y necesitan recuperarse.

    Gracias y salu2.

    No hay comentarios: