lunes, 25 de enero de 2016

Qué es y como preparar una bebida deportiva natural, casera y económica, pero con garantías.



Se llama bebidas isotónicas o bebidas deportivas a las bebidas con gran capacidad de rehidratación. Incluyen en su composición bajas dosis de sodio, normalmente en forma de cloruro de sodio o bicarbonato sódico, azúcar o glucosa y, habitualmente, potasio y otros minerales. Estos componentes ayudan a la absorción del agua.
Normalmente, las bebidas isotónicas son isotónicas o ligeramente hipotónicas, pues una concentración excesiva de solutos entorpecerá la absorción del agua, incluso comparándola con el agua sola. Para que esto no suceda, los hidratos de carbono no deben superar el 10% de la composición de la bebida. Es preferible tomar un poco más de cantidad, que tomar una bebida demasiado concentrada.
Otros componentes que se han estudiado para mejorar la absorción del agua son carbohidratos que no incrementen la osmolaridad, o sea que no vuelva la bebida hipertónica y entorpezca la absorción, como la maltodextrina; aminoácidos como la glicina, glutamina y la alanina parece que pueden tener una función similar a la de la glucosa en la absorción del agua; también algunos dipéptidos o tripéptidos que reducen la presión osmótica en relación con los aminoácidos.
Otros componentes que se les añaden y que no están relacionados con la mejora en la absorción de agua son minerales, magnesio y calcio; aminoácidos, pensando más en reponer los que se han degradado; carbohidratos de asimilación lenta para reponer las reservas de glucógeno; vitaminas; si se le añaden, son más recomendables las hidrosolubles ( vitamina C y grupo B) ya que el grupo B está relacionado con el metabolismo y el exceso, tanto de C como de B, se eliminan fácilmente con la orina, las liposolubles, son menos recomendables, sobre todo D y A ya que no tienen mucha relación con la actividad física, necesitan alguna grasa para absorberse (es muy raro que una bebida isotónica la contenga) y si se absorben son más difíciles de eliminar. También se añaden saborizantes y colorantes que sólo tienen funciones organolépticas (hacerlas más atractivas por su aspecto y/u olor). No se añade gas carbónico, ni es recomendable porque puede provocar molestias durante el ejercicio.
Las bebidas isotónicas no son imprescindibles y en actividades de menos de una hora, no presentan prácticamente ventajas respecto al agua y el resto de solutos (sodio, glucosa, etc.) ya que se reponen en la siguiente comida. Pero con actividad de larga duración sí pueden aumentar el rendimiento o disminuir el cansancio.
Si se quiere ahorrar el precio de una de estas bebidas, uno mismo se puede preparar la conocida como limonada alcalina, que no tiene nada que envidiar a las bebidas comerciales en cuanto a efectividad. 
La isotónica; es la que tiene la misma presión osmótica que la sangre ya que así se traspasan las paredes del intestino de forma inmediata y son absorbidas pasando a la sangre rápidamente. Realizar una bebida isotónica casera es muy simple, por lo que no necesitamos pagar una bebida isotónica comercial si no queremos gastar dinero en ello. Podríamos aplicar la siguiente fórmula:
1 litro de Agua.
4 Cucharadas soperas de Azúcar (Es preferible Glucosa, Stevia o fructosa, ya se absorben más rápidamente por el organismo y dejan menos residuos.
1/2 Cucharadita de sal, a ser posible yodada.
1 Jugo Exprimido de Limón o Pomelo.
1 Pizca de bicarbonato sódico.

Gracias y salu2.

No hay comentarios: