martes, 22 de marzo de 2016

¿Por qué se debe hacer ejercicio?

El ejercicio es parte importante de un estilo de vida saludable,  previene problemas de salud, desarrolla resistencia, aporta más energía y puede ayudar a reducir el estrés. También puede ayudar a mantener un peso corporal saludable y a controlar el apetito.


¿Qué beneficios se obtienen del ejercicio?

Incluir el ejercicio en la rutina puede afectar a nuestra vida de manera positiva. El ejercicio puede:
  • Reducir el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca, hipertensión arterial, osteoporosis, diabetes y obesidad.
  • Mantener la flexibilidad de las articulaciones, tendones y ligamentos, lo que facilita el movimiento y disminuye las probabilidades de sufrir caídas.
  • Reducir algunos de los efectos del envejecimiento, especialmente los malestares ocasionados por la osteoartritis.
  • Contribuir al bienestar mental y ayudar a tratar la depresión.
  • Ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad.
  • Aumentar la energía y la resistencia.
  • Mejorar el sueño.
  • Ayudar a mantener un peso normal al acelerar el metabolismo (la velocidad a la que el cuerpo quema calorías).

¿Puede hacer ejercicio cualquier persona?

Todo el mundo puede beneficiarse de la actividad física. La mayoría de las personas pueden empezar a hacer ejercicio por su cuenta a un ritmo lento. Si nunca se ha hecho ejercicio antes, lo mejor es empezar con un período de 10 minutos de ejercicio leve o una caminata rápida todos los días y aumentar gradualmente el grado de dificultad y el tiempo del ejercicio. Si se padece algún problema de salud que el médico está controlando, como una enfermedad cardíaca u osteoartritis, se debe hablar con el médico antes de iniciar un programa de ejercicios. Incluso, si tiene una discapacidad física que limita la capacidad de moverse o ejercitar una parte de su cuerpo, el médico puede ayudar a encontrar otros ejercicios para mejorar su estado de salud en general.

¿Como de intenso debe ser el ejercicio que debemos hacer para obtener beneficios para la salud?

Hacer un poco de ejercicio es mejor que no hacer nada, eso está claro. Se debe empezar con una actividad que se disfrute y que se pueda realizar cómodamente. Aprender a tomarse el pulso y calcular el ritmo cardíaco deseado (aproximadamente 80% del ritmo cardíaco "máximo”). A medida que nos acostumbremos al ejercicio, se debe intentar dentro de la zona de ritmo cardíaco deseado, para así obtener el máximo beneficio.
Para tomarse el pulso, colocaremos suavemente 2 dedos al lado de su cuello, aproximadamente a la mitad entre su oreja y su barbilla y cuente la cantidad de latidos durante 10 segundos. Este número lo multiplicamos por 6 para obtener el número de pulsaciones por minuto. Por ejemplo, si estamos sentado sin movernos y contamos 12 pulsaciones en 10 segundos, multiplique 12 x 6 para obtener 72 pulsaciones por minuto.
Para calcular el ritmo cardíaco deseado, restamos nuestra edad (en años) de 220.  Éste es el ritmo cardíaco máximo (Este resultado es muy genérico y sólo válido para personas poco entrenadas). Para calcular el ritmo cardíaco deseado, multiplicamos ese número por 0.80.
Por ejemplo, si se tienen 40 años de edad, restamos 40 de 220, lo que le da un ritmo cardíaco máximo de 180 (220 - 40 = 180). Luego multiplicamos este número por 0.80, lo que nos da 144 (180 x 0.80 =144). Su ritmo cardíaco deseado será 144 pulsaciones por minuto.


Lleve el control del progreso

Se debe mantener un registro de los entrenamientos para controlar el progreso. Escribiendo cuánto tiempo se hizo de ejercicio y qué fue lo que hizo. Este registro nos valdrá para múltiples funciones, motivación, valoración de mejoras, historial de entrenamientos, etc...

Lo mejor es buscar un compañero de entrenamientos

Hacer ejercicio con un amigo es más divertido que hacerlo solo. Un compañero de ejercicios puede mantenernos motivado cuando no se tienen ganas de hacer ejercicio. Es mucho menos probable que dejemos de hacer ejercicio si sabemos que hay alguien que cuenta con nuestra compañía, alguien con quien compartir los momentos buenos y malos, alguien que nos"obligue" a realizar nuestras sesiones de entrenamiento cuando "flojeemos" Y cuando alcancemos nuestras metas, tendremos de los entrenamientos, tendremos alguien con quién celebrarlo, que nos habrá acompañado durante el "trayecto"

Gracias y salu2.

No hay comentarios: